Claves para triunfar con tu blog

Si quieres triunfar con tu blog, hay algunos aspectos que debes tener en cuenta y preguntas que te debes realizar, como ¿de qué escribo? ¿Cómo lo hago? Son preguntas normales que todo el mundo a la hora de empezar se plantea y en el post de hoy te vamos a responder. Lo más importante es que en el blog debemos escribir sobre aquello que sabemos y relacionado con nuestro negocio o servicio. Un blog es un lugar desde el que compartir nuestros conocimientos y nuestra experiencia sobre un determinado tema, a gente que tiene intereses en común con nosotros.
Si escribimos sobre algo atrayente hacia determinado público, se creará una relación de proximidad y confianza generando usuarios fieles a ti y a lo que escribes.

¿Cómo tienen que ser los contenidos?

Para establecer una relación de confianza con el usuario tenemos que interiorizar que somos un medio de comunicación sobre nuestro sector o nuestro producto. Por ello, nuestro contenido al menos tiene que tener estos 3 requisitos:

Relevante

Tienen que responder a la pregunta: «¿Estamos dando al usuario lo que venía buscando cuando ha hecho click en este post? ¿Estamos respondiendo a su demanda?»

Exclusivo

Tienen que responder a la pregunta: «¿Alguien le habrá explicado alguna vez lo que yo le explico, de la forma que lo explico? ¿Encontrará algo novedoso que no sepa?»

Útil

Tienen que responder a la pregunta: «¿Habrá aprendido el usuario algo nuevo después de leer el artículo, lo considerará interesante para compartir?»

También hay que tener una estrategia previa, decidir que tipo de contenidos queremos hacer, qué temas vamos a tratar, qué días vamos a publicar, de qué forma lo difundiremos en las redes sociales… y sobre todo, que tiempo invertiremos en hacer feedback con nuestros lectores para crear una fidelidad por su parte.

Una vez que hemos dejado claro el objetivo de escribir en un blog y qué parámetros hay que seguir, podemos empezar a escribirlo siguiendo ciertos parámetros.

Escribir sobre cosas que tengan interés

Los temas del blog tienen que generar una demanda en el público, algo que al público interese. Si al usuario no le interesa de que trata el post, lo abandonará enseguida, y el tiempo que un usuario pasa en tu página es muy importante para los algoritmos que tiene Google para así posicionarnos en el ranking de búsquedas y así atraer más tráfico.
Debemos elegir temas que giren alrededor de palabras clave que tengan sitio en el mercado, aunque sea pequeño, y que la evolución de búsquedas de esas palabras clave haya sido ascendente. Hay que tener claro que a lo mejor los usuarios buscan los productos o servicios que ofrecemos, pero con palabras con las que nosotros no lo describiríamos, y son esas palabras las que debemos usar. Para ello se pueden usar herramientas de planificación de palabras clave de Google AdWords y otras como Google Trends, y así poder ver el volumen y la evolución de búsquedas.

persona escribiendo

Identifícate con el usuario

Un blog requiere empatía. La prioridad es el usuario, ya que, si no le damos lo que viene buscando, se irá de nuestra página y no volverá.
No hay que ser reacios a contar al usuario a que se dedica nuestra empresa o producto y dar detalles al respecto ya que, si no lo haces por algún tipo de miedo a que alguien te pueda copiar, ese usuario podrá encontrar la información en otra página y tu habrás perdido a un cliente potencial. Por eso es preferible que compartas la información sobre la actividad que te apasiona, y que compruebes hasta qué punto puedes ser útil el usuario. Además, gracias a las visitas, favoreces al algoritmo de Google, que repercute en el posicionamiento del blog y en el prestigio del mismo, y así, si no es un usuario el que contrata tus servicios, hay muchas posibilidades de que otro lo haga.

Reglas del SEO

Ya hemos hablado mucho en este blog del SEO, lo que es, y su importancia, y es que no nos cansamos de decir que es tremendamente importante hacerle caso. Para escribir un blog es necesario tener un mínimo de nociones básicas sobre SEO. Si no favorecemos que nuestros contenidos se indexen correctamente, será muy muy complicado visibilizar el contenido del blog.
Se deben usar palabras clave de búsqueda, pero sin ser muy reiterativos, ya que, si se repite mucho esa palabra clave, el contenido se puede volver algo artificial y dificultar su legibilidad, lo que conlleva que los usuarios abandonen la página y eso repercuta negativamente en nuestro posicionamiento. El uso de la palabra clave principal debe ser algo natural, con una repetición justa y debe admitir variaciones.
También es muy importante incluir links externos a tu blog. Las fuentes online se pueden consultar de manera inmediata. No hay que dudar en citar varias fuentes, aunque tampoco demasiadas y siempre tienen que ser fuentes relacionadas con el tema.

Jerarquizar la información

Hay que concentrar las cuestiones más importantes al principio. De hecho, hay muchos contenidos en los que se hace todo lo contrario y al final no se le da la respuesta al usuario de lo que va buscando. Lo que se hace en muchos casos es ir poniendo “cebos” a lo largo del artículo para obligar al usuario a leer hasta el final. Esta técnica es incorrecta.
Hay estudios que demuestran que si los usuarios no encuentran lo que están buscando al principio del contenido, se aburren y abandonan la página enseguida. Se debe intentar mantener el interés, aunque se den las respuestas al principio, de manera que la estancia del usuario en la página sea el máximo posible.

informacion

Ser directo

Se deben intentar explicar las cosas con frases cortas y de manera sencilla. También es importante que los párrafos no sean excesivamente largos. Hay que pensar que la mayoría de los usuarios nos visitan desde el móvil, que estrecha las líneas haciéndolas de tres o cuatro palabras, haciendo que las frases largas sean difíciles de leer.
Eso no quiere decir que los contenidos tengan que ser cortos. Los contenidos web deben ser extensos, de unas 1000 palabras por página más o menos. De esta forma, Google tiene más contenido que indexar para que se pueda posicionar en el ranking.

No editar el contenido a posteriori

Es mejor no escribir y editar el contenido el mismo día. Cuando la redacción es aún reciente, cambiaremos mil cosas en un momento. En cambio, si dejamos que el texto repose, veremos los fallos de manera más rápida y será más fácil corregirlos.
Cuando colgamos el contenido, los robots de Google pueden rastrearlo y lo mejor es hacer los mínimos cambios. Pasado un tiempo si se pueden hacer pequeñas revisiones para, por ejemplo, comprobar que los links a otras webs siguen activos.

Escribir un blog requiere tiempo, esfuerzo y paciencia. Si no contamos con ello, es mejor acudir a especialistas y que se hagan cargo de ello. También puedes escribir tu los post y luego dejar en manos de profesionales su análisis para una óptima respuesta del SEO.

En Atalaya estaremos encantados de ayudarte en el amplio mundo de los blogs. ¡Te esperamos!

Pin It on Pinterest