La evolución del SEO y cómo entenderlo

11 Ene 22 | Desarrollo y diseño web

Ante todo, hay que saber que es el SEO. El SEO es la abreviación de Search Engine Optimization, en castellano Optimización de Motores de Búsqueda.
El SEO es algo así como la herramienta para generar visitas a una página web o una app interesados en un producto o servicio.
Con el SEO conseguimos más visitas, potenciamos la marca, se aumentan las ventas… Y te preguntarás, ¿Cuándo comenzó el SEO? Te lo vamos a explicar.

El SEO nació a partir de 1993 después de que se empezaran a crear las primeras páginas web. En ese momento se empezaron a hacer necesarias plataformas que catalogasen la información que contenían las páginas web para poder encontrarlas con mayor facilidad.
Una de las primeras plataformas en llevar a cabo este contenido fue Excite, ya que facilitó esta búsqueda clasificando las páginas web basándose en palabras clave que estuvieran presentes en el contenido. En seguida, los administradores de páginas web empezaron a optimizar sus sitios web para aparecer los primeros. Con la aparición de diferentes buscadores, se sofisticó todavía más la recopilación de datos de las diferentes webs para poder clasificarlas.
Y, ¿Cuáles eran los indicadores que usaban los buscadores para clasificar las webs? Pues, por ejemplo, el número de visitas, el número de repeticiones de las palabras clave que buscaban los usuarios o el número de webs externas que referenciaban esa página con links a ella.

EL COMIENZO DEL SEO

SE EMPIEZA A PROFESIONALIZAR

FUERA LAS MALAS PRÁCTICAS

TODO POR EL USUARIO

CAMBIOS DRÁSTICOS DEL SEO

EL SEO EN LA ACTUALIDAD

El comienzo del SEO

Nos tenemos que dar cuenta que con la tecnología que se disponía en aquel momento, la única manera de saber si una web coincidía con lo que los usuarios estaban buscando era que las palabras se repitieran y, entre todas las webs que coincidían, la única manera de ordenarlas en el ranking era viendo el número de visitas de cada página y que webs las referenciaban. De esa forma, en aquel momento era normal que una web que cumpliera esos requisitos subiera en seguida de posiciones en buscadores.

En este momento las empresas empezaron a concebir a los usuarios como consumidores y clientes potenciales. Debido a esto, fue cuando nació el SEO tal y como hoy lo conocemos, a principios de los años 2000.

El SEO nace de la concepción de los usuarios que buscan información en buscadores como consumidores. La optimización pasó de ser cosa de programadores a ser cosa de expertos en marketing

Profesionalización

No está muy claro que ocurrió antes, que los motores de búsqueda se perfeccionaron y por ello los usuarios empezaron a confiar en ellos para encontrar información o si, por el contrario, fue el aumento de búsquedas lo que provocó que se perfeccionara los motores de búsqueda.

Las empresas se dieron cuenta de esto y dedicaron su empeño en ser las primeras en aparecer en esas búsquedas, y eso fomentó todavía más el uso de los buscadores por parte de los usuarios y los esfuerzos de estos buscadores por mejorar su clasificación, al estar internet cada vez más repleto de páginas a indexar.

Uso excesivo de palabras clave

Una vez que las webs estuvieron en auge, se popularizaron los puestos de trabajo de copywriter que realizaban posicionamientos fraudulentos como el “keyword stuffing”.

De hecho, hace años había una etiqueta específica en la arquitectura web en la que se podían poner infinitas palabras clave, aunque no tuvieran que ver con el contenido de la página concreta.

Tráfico de backlinks

Se generalizó el “tráfico de links”, es decir, esparcir links que apuntaban a la URL que se quería posicionar y otras muchas prácticas fraudulentas, como crear blogs supuestamente independientes de la empresa, pero estar siempre referenciándola. Durante este tiempo se popularizaron directorios, foros y páginas similares con el propósito de listar links y palabras clave sin ningún tipo de servicio al usuario.
Por ello, las empresas más grandes tenían todas las de ganar, ya que podían tener muchos copywriters que invirtieran muchas horas en estas prácticas.

Fuera las malas prácticas

Para combatir estas prácticas, Google desarrolló un campo de juego en el que se dieran oportunidades a todos para lograr una buena clasificación en el ranking. Buscaba regular los resultados de búsqueda para asegurarse de que las empresas obtuvieran sus resultados mediante prácticas éticas, orientadas a ser útiles al usuario.

Entonces empezó una década de actualizaciones en el algoritmo, que se encaminaron a evaluar cada vez más el valor y la relevancia de los resultados, personalizando los resultados basándose en el historial de búsquedas de los usuarios o en la ubicación del usuario con soporte como mapas, ubicaciones…
Aquí se sentaron las bases para un internet más personalizado y centrado en el usuario.

algoritmo

Todo por el usuario

Esta evolución de las búsquedas en internet y su monitorización con herramientas como Google Analytics, requirieron una experiencia de búsqueda más reactiva, que visibilizara contenidos más atractivos en los resultados, como noticias, imágenes y vídeos.

Así, el SEO orientado al usuario ayudó a sentar los cimientos de un internet más personalizado. La aparición de nuevas aplicaciones fue fundamental para anticiparse a las intenciones del usuario y así poder ofrecerle una gratificación instantánea, al igual que la puesta en marcha de Android posteriormente. Para poder visibilizarse en internet, las marcas debían tener todas estas premisas en cuenta.

Cambios drásticos del SEO

Entre 2010 y 2012, tuvieron lugar los cambios más drásticos del SEO hasta la fecha. Uno de esos cambios tuvo actualizaciones que se llevaron a cabo desde febrero de 2011 a julio de 2013, en la que los webmasters notaron desplomes en los contenidos más breves y menos elaborados y posicionándose a favor de otros más extensos y trabajados, algo que provocó un aumento en el ranking de sitios web de noticias y de redes sociales. Las webs afectadas por estas actualizaciones fueron más de un 20%.
A partir de este momento, las marcas se tuvieron que empezar a ganar los resultados de Google con sudor. Sus contenidos empezaron a ser de calidad y se enfocaban a servir al usuario, porque, si no, se enfrentaban a duras penalizaciones. Hasta Amazon tuvo penalizaciones, teniendo que mejorar los contenidos y la experiencia de usuario de sus webs para poder posicionar sus páginas.
Para optimizar una web, los expertos de marketing debían generar contenido enfocado al usuario, con la ayuda de las redes sociales que creaban links valiosos. Esta tendencia hizo que la información fuera rápida, personalizada e interesante.

El SEO en la actualidad

A día de hoy, las búsquedas desde el móvil son cada vez más frecuentes y populares, por lo que el contenido relevante y accesible para móviles es especialmente valorado. Google valora cada vez más los contenidos con aportaciones, como las valoraciones de los productos, los posts, reseñas, etc, por lo que deja en segundo plano a las páginas totalmente corporativas.

Hoy se penaliza la sobreoptimización y los backlinks que no estén justificados con lo que se explica. Por eso, las empresas corporativas tienen que buscar otras maneras de posicionarse en internet, siempre fijándose y priorizando al usuario.

En definitiva, el SEO se ha convertido en una herramienta indispensable y a tener en cuenta a la hora de crear una web, ya que, todo depende de él para la visualización y el posicionamiento de una web. SI tienes dudas al respecto no dudes en contactar con nosotros.

Pin It on Pinterest